Mis primeros dias en Londres: Como fue la elección de un estilo de vida distinto que no todos estamos preparados para elegir.

No fue fácil tomar la decisión de que YA era el momento de emigrar, los años nos pasaban y seguíamos sin hacer lo que realmente soñábamos, entonces, nada tenía sentido. Me cansé de mirar todo desde afuera, un día tome valor y dije: VAMOS.

Eel proceso duró  poco, fue como un huracán que revolucionó nuestras vidas y hasta estuvo en riesgo nuestra pareja (hubo alguien de la familia que a último momento se quiso echar para atrás, pero gracias a Dios, no podíamos devolver los pasajes).

Nos fuimos despidiendo de los pocos amigos y familia que tenemos, nos llevó a Ezeiza mi prima y el novio, no hubo dramas ni llantos.

La frente en alto para comenzar nuestra aventura en Europa. 

Pisamos suelo Europeo con dos mochilas de 60 lts y una valija, al estilo “Maria de Nadie” (telenovela Argentina del año 1985), nunca fuimos consumistas, por suerte no nos costó desprendernos de las poquitas cosas materiales que teníamos y fue mejor para viajar livianos.

Preparamos la llegada a Londres, una ciudad en un país que jamas habíamos pisado, y en donde no teníamos ningún contacto, ni siquiera hablábamos el idioma correctamente, y encima nos aventuramos con un hijo de 11 años….

Mi hija Agustina ya estaba trabajando y viviendo en Ibiza hacía 2 años. Lo único que habíamos programado era alquilar una casa para estar el primer mes en Londres, lo demás dejamos que el destino nos sorprenda….
A nosotros nos ayudó mucho el hecho de no ser apegados.

Tuvimos suerte, la casa estaba muy bien ubicada en el barrio de Kensington, llegar allí fue toda una aventura. Enseguida  pusimos manos a la obra y conseguimos otros locos argentinos que nos invitaban a una entrevista de trabajo,  a mi esposo y a mí,  los dos juntos.

Quedamos contratados! Si te digo que el trabajo quedaba a 10 minutos de la casa que habíamos alquilado, es mucha coincidencia, no? Todo se fue dando de manera mágica. Entramos a trabajar en una empresa con muchos otros argentinos, italianos y españoles. Nos hicimos muchos amigos y la pasamos muy bien, nos tocó cambiar de casa y otra vez allí habia un ángel que nos ayudó.

Buceando entre las diferentes páginas que ofrecen alquileres, entre los tantos mails que enviamos con consultas, no sé cómo ni cuándo ni dónde apareció un tal “Oscar” el empleado de una inmobiliaria, un mexicano viviendo en Londres hacía  muchos años que decidió darnos una mano.

En Londres son muy importantes las referencias para alquilarte, precisamente de gente que te haya alquilado, de tu trabajo, etc. No piden garante propietario como en Buenos Aires, pero de lo que pedían teníamos poco. ya que estábamos recien llegados al país.

Nuestra vida cambió, sin lugar a dudas y sin darnos cuenta aprendimos a los 43 años que había otra vida afuera de Argentina, donde cobrando el sueldo mínimo, llegas a fin de mes!

Aprendimos a dormir en camas sin sábanas de arriba (así se usan acá, directo el acolchado) acompañar la comida del almuerzo con café/té, por el frío extremo, a pagar una banana con la tarjeta de débito o crédito sin que nadie te mire mal, a no tener que ir a hacer trámites ni reclamos a ninguna oficina (todo se hace online, hasta los trámites que conllevan enviar pasaportes por correo, y los nuestros han dado varias vueltas);  aprendés a vivir despreocupado.

No son comparaciones ya que nosotros amamos nuestro país con todos sus defectos y virtudes, simplemente disfrutamos.
Fue un barajar y dar de nuevo, Y eso definitivamente, nos ha enamorado.

En definitiva, fue una elección.
QUE BUENA ELECCIÓN!!!!

Quieres conocer más historias de argentinos en el exterior?

Suscríbete a nuestra newsletter

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Por |2018-12-04T08:04:05+00:0030.9.2018|Categorías: Pasamos el año|Etiquetas: , , , , |